Historia

Kihachiro Onitsuka tenía pocas nociones sobre el deporte, aparte de alguna que otra clase de kendo y judo en su infancia. Sin embargo, a medida que se hacía mayor, una visión empezó a apoderarse de sus pensamientos: era hora de que los jóvenes buscaran la parte positiva, un sentido de comunidad y optimismo. Poco a poco, se dio cuenta de que la mejor manera de conseguirlo era a través del deporte. Ya había tomado una determinación.

Con un inicio humilde en 1949, Kihachiro Onitsuka primero pidió prestado un mostrador, después instaló un teléfono y no tardó nada en iniciar una nueva era en la historia de los artículos deportivos. Lo que empezó con el desarrollo de zapatillas de baloncesto, evolucionó en una fusión empresarial en 1977 que llevó a ASICS a su situación actual como la tercera firma deportiva más grande del mundo. «Anima Sana In Corpore Sano» es el principio que ha guiado el destino de ASICS. Este principio está detrás de la manera en la que nos esforzamos por buscar la innovación, la calidad y la originalidad.

Actualmente, más de 4.000 empleados en todo el mundo creen firmemente que fabricando la mejor tecnología en ropa deportiva están ayudando a que la gente lleve un estilo de vida sano y armonioso. Siguiendo los pasos del señor Onitsuka, persiguen con tenacidad un objetivo: contribuir a una mente sana en un cuerpo sano.

Mr Onitsuka with his first shoe1949

El señor Kihachiro Onitsuka fundó en 1949 la que sería la precursora de ASICS, Onitsuka Co. Ltd., en Kobe, Japón. Empezó fabricando zapatillas deportivas de baloncesto, para atender a las necesidades de las futuras promesas del baloncesto japonés. Así, las primeras zapatillas fueron diseñadas con una suela que incorporaba unos huecos que simulaban la acción de succión de las patas de un pulpo.

En 1950, la compañía ya era conocida como Onitsuka Tiger. Las zapatillas de deporte Tiger obtuvieron su primer gran éxito al año siguiente, cuando el ganador del maratón de Boston calzaba unas zapatillas de la marca.

Abebe Bikila1960’s

Las Olimpiadas de Tokyo en 1964 fueron las primeras Olimpiadas en Asia. Las mujeres del equipo de volleyball japonés, llamadas las “Oriental Witches”, ganaron la medalla de oro calzando las zapatillas de volleyball de la marca Tiger. En el mismo año, el corredor etíope, Abebe Bikila, conocido con el sobrenombre de “el descalzo Abebe” (quien ya había ganado la medalla de oro en las Olimpiadas de Roma en 1960 corriendo descalzo), ganó una medalla de oro calzando unas zapatillas running de Tiger.

El señor Onitsuka, empezó a vender sus productos en Estados Unidos. Para ello, la zapatilla Tiger sufrió varios cambios estructurales y estéticos. Fue durante este periodo cuando se hizo que las marcas de la firma fueran cambiadas al elegante diseño de rayas que aún se usa actualmente. A partir de entonces, las zapatillas deportivas de Onitsuka fueron conocidas como “Tigers”.

Lasse Viren1970’s

Derek Clayton, patrocinado por ASICS, rompió el record del mundo de marathon con una marca de 2 horas y 10 minutos. A finales de los 70, el rendimiento de las zapatillas deportivas mejoró bastante. En casi todas las grandes competiciones, como las Olimpiadas, muchos atletas calzaban zapatillas ASICS, incluyendo el corredor de 5.000 y 10.000 metros Lasse Viren, quien a pesar de caer en la 12ª vuelta de la final de los 10.000 metros, consiguió el oro en las Olimpiadas de Munich en 1972.

La corporación ASICS nació en 1977, cuando Onitsuka Tiger se fusionó con GTO Sports Nets & Sportswear. El acrónimo ASICS “Anima Sana In Corpore Sano” que significa “A Sound Mind In A Sound Body”, fue elegido para promocionar la filosofía de la compañía: promocionar que el deporte es la mejor forma de alcanzar un estilo de vida feliz y saludable.

Fue también durante los 70, cuando ASICS se comprometió a diseñar un calzado específico de mujer. Esta mejora histórica en el calzado para mujeres permitió a ASICS atraer la atención en el mundo de las atletas femeninas.

ASICS' Research and Development Centre in Kobe, Japan1980’s

Los nuevos deportistas de los 80, se convirtieron en personajes famosos, y esto hizo que la gente prestara más atención a los acontecimientos deportivos internacionales. Al igual que los atletas, que aspiran cada vez a nuevos desafíos, ASICS se esforzó en desarrollar mejores tecnologías para las zapatillas. En 1979, las instalaciones de investigación en Kobe se convirtieron en un laboratorio exclusivo para evaluar las características de las zapatillas deportivas. En 1985 se convirtió oficialmente en el Centro de Desarrollo e Investigación de ASICS.

La introducción del sistema de amortiguación GEL de ASICS revolucionó la línea de calzado. Este sistema de amortiguación tiene la habilidad de absorber el choque disipando verticalmente el impacto y dispersándolo en un plano horizontal. El sistema de amortiguación delantero y trasero GEL de ASICS está situados en los puntos donde se producen los impactos más fuertes, para proporcionar una óptima absorción de choque sin sacrificar, a su vez, la estabilidad de la zapatilla. Hoy en día, ASICS utiliza una amplia variedad de sistemas de amortiguación GEL en toda su gama de zapatillas.

The first GEL-KAYANO1990’s

Los últimos años del siglo XX resultaron ser excitantes en Japón. El fútbol creció mucho en popularidad, los corredores rebajaban centésimas de segundo los tiempos de competición, y los récords del mundo eran rotos cada año. ASICS introdujo un elevado número de innovaciones tecnológicas en los 90, y se estableció como líder en tecnologías dentro de la industria: DuoSole, AHAR Heel Plug, Trusstic System, Wet Grip Rubber, RhynoSkin, y DuoMax. En 1994 ASICS lanzó la exitosa GEL-KAYANO, la cual se convirtió en un referente dentro de su categoría.

Inside the ASICS Museum2000’s

ASICS mantuvo esa constancia en la búsqueda de innovaciones en el nuevo milenio. De este modo, en el Centro de Desarrollo e Investigación en Kobe, los científicos de ASICS seguían impulsando hasta el límite el rendimiento, confort y agarre de las zapatillas. ASICS estaba comprometida en cubrir las necesidades de los atletas en cuanto a flexibilidad, ligereza, confortabilidad y estabilidad. Así, lanzó innovadoras tecnologías como: Gender Specific Space Trusstic, SoLyte midsole, Impact Guidance System, Biomorphic Fit y mejoras en el sistema de Discrete Gel. En 2007, la suma de todos esos esfuerzos por parte de ASICS culminó con el lanzamiento al mercado de la GEL-KINSEI, la zapatilla de running más reputada y avanzada jamás creada.

En 2007 tuvo lugar el fallecimiento del señor Onitsuka. La pérdida del hombre que había empezado la gran historia de ASICS llenó de tristeza a todos los que le conocían y habían trabajado con él. Su legado perdurará para siempre dentro del éxito de su compañía.Los encargados de seguir con sus logros continúan viviendo su vida con la máxima de crear unas zapatillas que mejoren en rendimiento, aumenten el confort y prevengan de posibles lesiones.

Mr Onitsuka in the basketball court of the Research and Development CentreHoy

ASICS está a la vanguardia en rendimiento dentro del mercado deportivo. Como líder indiscutible en zapatillas de running, es una marca para aficionados y atletas profesionales. Tanto en eventos deportivos profesionales, como en Olimpiadas, como en un día cualquiera para correr por el parque, ASICS es la elección de los corredores que buscan un excelente confort, soporte y agarre. El reciente 15º aniversario de dos de sus zapatillas ampliamente galardonadas y líderes en su sector, como son las GEL-NIMBUS y la GEL-KAYANO, demuestran el aprecio y afecto que le tienen a la marca toda la gente amante del deporte.

Más allá del running, ASICS también ha hecho grandes esfuerzos en desarrollo. Las zapatillas ASICS han sido revolucionarias tanto en rugby como en fútbol y han incorporado tecnologías que previenen las lesiones, cosa esencial en estos deportes. ASICS es única en cuanto a superioridad tecnológica y calidad. Dichos estándares han situado a la compañía en una alta posición desde 1949, por lo que se ha de mantener a la firma como marca en la búsqueda de innovaciones y desarrollo durante el siglo XXI.