La dieta del corredor

Alimentación_large
Una buena alimentación puede ser la clave para elevar tu nivel de carrera.

Si una alimentación equilibrada es algo fundamental para cualquier persona, si eres corredor debes prestarle especial atención. Lo primero que debes tener en cuenta es que tu cuerpo tiene unas necesidades muy distintas a las de otras personas que llevan una vida mucho más sedentaria.


Tu dieta debe ser rica en carbohidratos (cereales integrales, pasta, arroz…), grasas vegetales (de los frutos secos, el atún, la caballa, el salmón…) y proteínas (huevos, carnes desgrasadas y pescados). Un producto muy sano a tener en cuenta en tu alimentación diaria es la gelatina, pues parece ser un postre ideal para los corredores ya que los que la consumen regularmente presentan menos problemas en las articulaciones durante los entrenamientos.


Además, otro componente fundamental en tu dieta debe ser la vitamina C: kiwis, naranjas, manzanas, piña… Y un sustituto de los dulces que aporta gran energía, potasio y fósforo es la miel. Un producto que endulzará no sólo tu dieta sino también tus recorridos.


Estos son algunos de nuestros consejos nutricionales para el buen corredor, pero, sin duda, lo mejor es consultar con un especialista para que te ayude a elaborar un plan nutricional personalizado según tu tipo de entrenamiento y metabolismo.


Si una alimentación equilibrada es algo fundamental para cualquier persona, si eres corredor debes prestarle especial atención. Lo primero que debes tener en cuenta es que tu cuerpo tiene unas necesidades muy distintas a las de otras personas que llevan una vida mucho más sedentaria.